Proteger la salud mental en el ámbito laboral

Las tensiones de la pandemia de COVID-19 han llevado el tema de la ‘salud mental’ a un primer plano como nunca antes. Sin embargo, ¿sabemos qué significa esta palabra de moda?

La salud mental se refiere a un estado general de bienestar en el que uno puede realizar sus habilidades, hacer frente al estrés de la vida y trabajar de manera productiva, y cualquiera puede ser víctima de una mala salud mental. Apodado un ‘asesino silencioso’ por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de salud mental representan el segundo problema de salud más grande en Asia Pacífico. A nivel local, el suicidio es la principal causa de muerte entre los jóvenes de Singapur de 20 a 29 años.

A pesar de estas tasas alarmantes, la salud mental sigue siendo poco conocida debido al estigma social que rodea al tema. Las víctimas así evitan el tratamiento, lo que fomenta el círculo vicioso de estrés y desesperación.

Salud mental en el trabajo

Estos problemas están afectando el lugar de trabajo. Cerca de un tercio de los trabajadores remotos de Asia Pacífico admitieron que la pandemia ha aumentado el agotamiento en el trabajo. Frente a los plazos siempre presentes, el estrés y la presión que enfrentan los empleados se ve agravada por la falta de comunicación transparente. Por ejemplo, el 63% de los empleados no se sienten cómodos al revelar a sus compañeros de trabajo que se ausentaron del trabajo debido a problemas de salud mental, lo que continúa con esta falta de conciencia sobre la salud mental.

Debido a su determinación colectiva, las empresas lograron sobrevivir a la pandemia, lo que demuestra además que el bienestar del capital humano siempre debe ser lo primero.

Un estudio reciente dirigido por la OMS estimó que cada dólar estadounidense invertido en el tratamiento de los trastornos mentales comunes genera un retorno de cuatro dólares estadounidenses en mejora de la salud y la productividad. Por el contrario, no abordar los problemas de salud mental a nivel mundial cuesta US $ 1 billón al año en pérdida de productividad.

Esto es lo que podemos hacer:

• No tema hablar de salud mental. Recuerda que no estás solo, confía en que habrá personas que te apoyarán. Si no ha experimentado problemas de salud mental, intente educarse para poder ayudar mejor a los necesitados.

• Comuníquese cuando necesite ayuda. Sea honesto con su jefe y sus colegas. En 3M, se anima a los empleados a comunicar regularmente sus preferencias laborales a través del programa FlexAbility, que anima a los supervisores a ayudar a eliminar los obstáculos que enfrentan los empleados en el trabajo. Esto fomenta mejores relaciones y flujo de trabajo.

• Pruebe nuevas estrategias de afrontamiento. Involucrarse y conectarse con otros puede ayudarlo a encontrar nuevas ideas sobre cómo lidiar con el estrés. Para ayudar a los empleados a navegar por el mundo pospandémico, 3M llevó a cabo una Feria de Bienestar Virtual Global, proporcionando a los empleados recursos que benefician su salud y bienestar físico, mental y emocional.

• Sea consciente de los recursos disponibles. Empresas como 3M ofrecen recursos como el Programa de asistencia al empleado (EAP), por lo que los empleados reciben el apoyo adecuado a lo largo de sus carreras, desde el teleconsejo hasta el asesoramiento para padres que trabajan.

En última instancia, lograr una buena salud mental es un trabajo en progreso constante, no un punto final fijo. Con los recursos y el entorno de trabajo adecuados, podemos avanzar hacia la creación de un lugar de trabajo inclusivo y colaborativo. Es hora de redoblar esfuerzos y ser líderes responsables, solidarios y empáticos en el siglo XXI.

PUEDE UTILIZAR NUESTRO PORTAL DE EMPLEO PARA BUSCAR TRABAJO EN MADRID Y ALREDEDORES.